Internacional
Miércoles 09 de Julio de 2003

 | 

9
TalCual




El extremismo manipula el Islam

El experto en temas musulmanes, Alan Godlas, cree que los terroristas usan la prédica de Mahoma para sus propios fines políticos

Pedro Pablo Peñaloza

 


 

 

Oculta detrás de un velo tejido por prejuicios y temores históricos, la musulmana aparece como una fe asociada a la violencia y la irracionalidad, estigmatizada por las sangrientas luchas que asfixian la paz en Medio Oriente y por una imagen que quedó grabada para siempre en la memoria colectiva: dos aviones trocados en mortíferos misiles, estrellándose contra el corazón financiero de la nación más poderosa del planeta.

Sin embargo, el profesor del departamento de religión de la Universidad de Georgia y experto en temas árabes e islámicos, Alan Godlas, insistió, en una entrevista concedida a TalCual, en que el credo propagado por el profeta Mahoma “no es el que ha generado violencia, extremismo y autoritarismo”.

“De hecho, son los grupos extremistas quienes utilizan el Islam para sus propios fines políticos”, explica el académico, que diferencia el accionar de estas facciones del comportamiento de los aproximadamente 1,3 billones de personas que se identifican como musulmanes alrededor del mundo.

–En Occidente –más aún después del 11S– muchos vinculan al islamismo con el terrorismo, y lo perciben como una amenaza para la paz y estabilidad universal.

–Lo que comprende este problema es que en Estados Unidos, la mayoría de la gente ha olvidado la historia y no entiende que varios de los ataques de los extremistas musulmanes son el resultado directo del colonialismo y el neocolonialismo practicado por Occidente en el pasado.

“Parte del poder que actualmente tienen las naciones occidentales, deriva de sus conquistas coloniales, así como de las dictaduras neocoloniales y gobiernos títeres en el mundo musulmán, que fueron impulsados desde Occidente”, añade Godlas.

–¿Quiénes estallan una bomba, lapidan a una mujer adúltera o aplican duros castigos físicos a aquéllos que quebrantan las leyes, respetan los preceptos del Islam hacen de ellos una interpretación errónea e interesada?
–Cualquier ataque –suicida o convencional– que mate lastime a no combatientes fue condenado por el profeta Mahoma.

Por lo tanto, cuando los extremistas musulmanes se involucran en hechos de este tipo, abandonan la ley islámica.

La razón de sus actos son usualmente la desesperación, como en el caso de Palestina, y los intentos táctico-políticos de provocar una respuesta que pueda ser usada como herramienta de propaganda para reclutar y aumentar la oposición a marionetas apoyadas por Occidente en el mundo musulmán.

Así mismo, buscarían levantar el elemento psicológico, como en el caso de David atacando y asesinando a Goliat, verbigracia 11S.

“Con respecto a la lapidación, ésta es una de las formas tradicionales de penalizar el adulterio.Sin embargo, el profeta Mahoma sentó precedentes de clemencia ante este tipo de violaciones de las normas islámicas”, apunta Godlas.

–Pero los regímenes que adoptan la ley del Islam no siguen ese doctrina piadosa.

–Cuando se ponen en práctica las interpretaciones severas y estrictas del Islam, ocurre que se trata de un intento de esos países por readoptar la ley islámica, luego de haber sido forzados y presionados para que emplearan las legislaciones occidentales durante períodos coloniales y neocoloniales.

Entonces, sería una expresión simbólica de reivindicación de la identidad islámica.

–¿Un razonamiento similar justificaría las restricciones a las libertades públicas y el desprecio por los sistemas democráticos que promueven los países occidentales?
–En algunos casos, las restricciones a las libertades públicas son, como en cualquier dictadura, una herramienta política para mantener a los gobernantes en el poder. En otras oportunidades, la razón es la misma que fundamenta las rigurosas penas físicas:
una expresión simbólica de reivindicación de la identidad social musulmana.

Godlas concluye que, a veces, las limitaciones son impuestas “por una reacción contra la decadencia social y están dirigidas a construir una comunidad que ayude a sus integrantes a cumplir los propósitos de vida islámicos, basados en conocer y estar cerca de Dios”.


 

 

 

 

part II

 

Internacional
Miércoles 09 de Julio de 2003

 | 

9
TalCual




Coincidir y avanzar

 

 

Aunque la tesis del choque de civilizaciones ha sido tan rebatida y cuestionada como aquélla que pregonaba el fin de la historia, los últimos acontecimientos han demostrado lo áspero y difícil de las relaciones entre Occidente y el mundo islámico.

La guerra en Irak, así como el agravamiento del conflicto en Israel y Palestina –que ahora parece atenuarse por la implementación de la Hoja de Ruta–, lejos de ser hechos aislados, irrumpen como los últimos eslabones de una larga cadena de acontecimientos que han enturbiado la geopolítica internacional.

Hallar en medio del humo y la metralla los puntos de convergencia para disminuir las tensiones, es la tarea que el liderazgo mundial debería emprender para reforzar la estabilidad y la seguridad a escala planetaria.

“Para sostener unas relaciones más armoniosas, los norteamericanos deben priorizar los reales intereses a largo plazo de la gente en el mundo, y no simplemente aquéllo que es bueno para ellos o que piensan es bueno para el mundo”, señala Godlas.

El experto en temas islámicos y árabes, nacido en California, estima que encontrar una solución al asunto palestino-israelí que satisfaga a ambas partes, es clave para tender puentes entre las diferentes culturas.

“Mientras este problema no sea solventado, los grupos extremistas islámicos podrán contar con apoyo para sus políticas de violencia, pues mostrarán a EEUU como el aliado de Israel para denunciar la continua opresión ejercida por Occidente contra los musulmanes”.

Seguir adelante Usualmente, el debate gira en torno a los esfuerzos que deben adelantar los países ubicados en este lado del planeta para despejar la tensión; no obstante, Godlas también apunta hacia las iniciativas que los seguidores del profeta Mahoma tendrían que implementar para mejorar el clima de las relaciones entre las partes.

“Los musulmanes deben dejar atrás las derrotas de la era colonial y la opresión del período neocolonial, para fijarse en la riqueza de los recursos tradicionales del Islam, apoyándose en los valores y conceptos que le permitirían participar pacíficamente en una civilización global con Occidente”.

Además, considera que los islámicos deben comprender que los atentados terroristas perjudican la imagen de su religión, que luego es percibida como una fe agresiva.

“Ellos tienen que entender que las acciones violentas cometidas por musulmanes, en nombre de Dios, en las que resultan muertos no combatientes, alienan los principios del Islam y envían un mensaje al mundo que describe al Dios del Islam como vil y rabioso, no como el misericordioso y compasivo que difunde el Corán”.

 

Return to Dr. Godlas' website Islam, Islamic Studies, Arabic, and Religion